sábado, 14 de julio de 2007

PARA DAISY....NUESTRA PERRA


Para vos Daisy, que compartiste buena parte de nuestras vidas, alegrías y tristezas, y perdón por si alguna vez te falté, sólo soy un ser humano imperfecto.

Sé que en el lugar del cielo de los perros donde estés te acordás de nosotros....te amaremos siempre, mamá , Laura y Diego.



Existen personas a las que no les gustan los perros.
Estas, seguro, nunca tuvieron en su vida a un amigo de cuatro patas.
O, si tuvieron, nunca miraron dentro de aquellos ojos
para percibir lo que habia alli.
Un perro es un ángel
que viene al mundo a enseñar amor
quien puede dar más amor incondicional-
Amistad sin pedir nada a cambio
Afecto sin esperar retorno
Protección sin ganar nada
Fidelidad 24 horas por dia.
Ah! No me vengan con eso, de que los padres hacen eso
porque los padres son seres humanos
y cuando los agredimos
ellos se irritan y se enojan.
Un perro no se enoja.
Aún cuando tu lo agredes,
el retorna cabizbajo
pidiendo disculpas por algo que tal vez no hizo
lamiendo tus manos para suplicar perdón
Algunos ángeles no tienen alas
tienen cuatro patas, un cuerpo peludo
nariz de pelotita, orejas de atención
miradas de aflicción y carencia.
A pesar de esa apariencia
son tan ángeles como los otros (los que tienen alas)
y se dedican a los seres humanos
tanto o más que cualquier ángel
acostumbrado a dedicarse.
A veces, un humano viste la capa de ángel
y sale a la calle en búsqueda de captar
algunos ángeles abandonados a su propia suerte
y les cura las heridas, los alimenta y abriga
sólo para tener la sensación de haber ayudado a un ángel....
Dios cuando nos hizo humanos sabía que
precisaríamos de guardianes materiales
que nos quitasen del cuerpo las aflicciones de los sentidos
y nos permitiesen sobrevivir a cada dia...
con casi nada, aún con la mirada
y la lamida de un perro...

¡Qué bueno sería si todos los humanos

pudiesen ver la humanidad perfecta de un perro!


4 comentarios:

Mari dijo...

Sí, es cierto.
Los perros (y me parece que especialmente los chuchos, esos que no tienen raza fija) tienen una paciencia de santo sobre todo con los nenes. Más que los padres.

Tuve muuuuchos perros, pero a uno en especial siempre lo recordamos en la familia...

=)
Besitos para vos y para Daisy, donde esté ahora.

Blood dijo...

Hola. Siempre los perros (de hecho cualquier mascota) son capaces de acompañarnos en aquellos momentos en que necesitamos una caricia silenciosa y desinteresada. Gracias por tu visita.

Saludos sangrientos

Blood

Mar y ella dijo...

Gracias por tu visita....sabes?? yo le tngo pánico a los perros....aún...pero llego antonia unaperrita cocker que me roba el corazón...hoy en un di solitaro a sido fiel compañia.

Bichito de luz dijo...

Son espectaculares!, casi humanos!
pero con una fidelidad a toda prueba

Lindas palabras merecidas a nuestras mascotas que tanto cariño nos entregan

Besitos bichosos