domingo, 12 de agosto de 2007

REFLEXIONES DE UNA CINCUENTONA......


A lo largo de mi vida

cultivé amigas despiertas

a quienes yo consulté

y obtuve buenas respuestas.

Y cuando sin darme cuenta

al acercárseme el dia

de cumplir yo los cincuenta

las "buenas amigas" mías

urgían y aconsejaban

que festejarlos debía.

Unas y otras me acosaban,

y todas muy satisfechas

por lo que a mi me pasaba,

muy perversas preguntaban:
¿Cómo no iba a festejar

tan solemne y magna fecha?

Es así como el festejo

que ya fue imposible obviar,

de a poco se fue gestando,

y no me pregunten cuándo

ni cómo me transformé,

lo cierto es que me copé

con poderlo celebrar.

Porque........

después de todo hermanas

no es tan terrible afiliarse

a este club de veteranas:

es cuestión de concentrarse

y olvidarse de las nanas.

Vestirse con ropa actual,

gimnasia por las mañanas,

beber agua mineral,

tintura para las canas

y calcio para los dientes.

¡Nada de usar lentes!

Para ver bien: zanahorias

¡Y ya nada es diferente!

¡No me han pasado los años!

¡Me siento una adolescente!

¡Adolescente!

Adolezco de memoria

de agilidad y paciencia.

Adolezco de injerencia

en el mundo de mis hijos

y aunque tenga inteligencia

y aunque esté muy informada,

yo ya no opino, ni elijo,

"¡La vieja no sabe nada!"

Adolezco de interás

pues nadie me necesita

y una duda existencial

en mi mente se suscita:

No soy joven ni viejita

¿No seré una marginal?

Para decir la verdad

-y esto ya es cosa muy seria-

no soy de la tercera edad,

¿seré de la seguna y media?

Pero no todo está mal

cuando a esta edad una llega.

¡Muchas ventajas yo tengo

aunque el problema crucial

es que no me las acuerdo!

Y ya en la otra vereda

aconsejo a mis colegas,

y a las que pronto lo serán,

que aunque la espalda les duela,

no digieran bien el pan,

y aunque pierdan diente o muela,

la carne les haga mal

o sufran de estreñimiento

y contracción cervical

y tengan palpitaciones

o una infección renal,

si entre sus temas candentes

está la obra social,

si el colesterol les sube

o les baja la presión,

y aparecen los atrasos

con oleadas de calor

y se sientan medio muertas....

engrosando la legión

de las socias de este club

que agrupa a las de cincuenta

gritemos todas contentas:

¡SOLO BASTA LA SALUD!


Del libro "Mujeres de 50" Pequeño manual de supervivencia

10 comentarios:

Patri dijo...

Interesante poema, me lo apuntaré para cuando llegue a esa edad. o_-

Gracias por pasarte por mi blog.

Besotesssssssssssss

perfecta desconocida dijo...

Que buen poema, muy entretenido, con mucha verdad en todos los aspectos...tb lo guardo para cuando llegue a esa edad!!! :)

Cariños

Miri dijo...

Qué realista e ese poema!
Yo no me guardo nada, lo leo ahora! jajaja
Un beso grandote!

Mariale divagando dijo...

jejeje
un poema muy chévere!

Bichito de luz dijo...

Simplemente genial Maisa, te dejo un cariñoso saludo

Mar y ella dijo...

Interesantetisimo y real....Un abrazo...
Gracias por tus visitas..

Princesa Dariak dijo...

Gracias por compartir ese poema, muy instructivo! jajaja

Un abrazo de Luz.

Maria Cristina dijo...

la verdad que toda mujer a su edad siempre tiene ese toque de sensualidad y de vida, que muchas veces queda escondido en un ropero, no hay que sacarlo y dejarte llevar lo que sientes y no esconder lo que realmente eres tu "toda una mujer"

Sandra Perez dijo...

ES-PEC-TA-CU-LAR!!!, Me encantó la forma en que expresas el paso de los años, que muy prontito voy a llegar... A vivir entonces, somos maduras con experiencia, no veteranas!!!.Mis besossss para vos, querida vecina y muy buen finde.

ElPoeta dijo...

Ya pasé de esa edad hace algún tiempo y al fin esos achaques son llevaderos con el cariño de tus amigos. Felicidades, Maisa y un beso,
V.